Cómo convertirte en un buen guitarrista.

Cómo convertirte en un buen guitarrista.

  Tanto antes de tomar la decisión de aprender a tocar la guitarra, cómo durante los primeros momentos del aprendizaje, todo guitarrista pasa por una serie de pasos, de dificultades y dudas, ya sea autodidacta, (éste en mayor término y para los que está especialmente dedicado este Blog) o esté aprendiendo con clases y profesor.





  A mí me pasó y, tengo que reconocer que, aunque superé los obstáculos con constancia y afán de superación, ojalá por aquel entonces hubiera tenido a mi alcance páginas como ésta.
  No, no estoy diciendo que este artículo que vas a leer a continuación sea la panacea para convertirte en un gran guitarrista, para ello además influirán otro tipo de factores, pero creo, sinceramente, que te ayudará a entender y sobretodo a afrontar esos primeros momentos, esas primeras dudas que nos surgen cuando comenzamos a tocar la guitarra para alcanzar el objetivo marcado, convertirte en un buen guitarrista.


 LA GUITARRA.




 La guitarra es un instrumento musical de cuerda. Compuesta por una caja de resonancia normalmente con un agujero  en el centro, a la que se le añade un mástil, sobre el cual se coloca un diapasón, donde irán los trastes que al pulsar las cuerdas sobre ellos emitirán diferentes notas.

  La guitarra es el instrumento básico y más utilizado para tocar numerosos géneros musicales como el flamenco, el blues, el country, el rock, entre otros.
 Existen innumerables tipos de guitarras, aunque hoy en día podríamos diferenciar tres tipos básicos:



 Guitarra clásica. 




 La característica que la diferencia de los demás tipos de guitarras de nuestra lista son su forma y tamaño, sus cuerdas de nylon, la distancia entre éstas y los trastes del diapasón y las maderas utilizadas para su fabricación, entre otras.


 Una variante de la guitarra clásica muy extendida sobre todo en España y difícil de distinguir de ella a simple vista, es la guitarra de flamenco o guitarra flamenca. su sonido varía principalmente por una construcción distinta, con una caja más estrecha y con las cuerdas más cercanas al diapasón, y el uso de diferentes maderas.



Guitarra acústica.




  Las diferencias principales de la guitarra acústica sobre la guitarra clásica, son sus cuerdas que suelen ser de metal y el tamaño de la caja que viene a ser más grande, aunque existen modelos con la caja de similar tamaño a las  guitarras clásicas.


 Es evidente que el adjetivo "acústica" es redundante ya que la guitarra por definición, ya es un instrumento acústico, su uso está tomado directamente de la cultura anglosajona, para diferenciar la guitarra de caja hueca con respecto a la guitarra eléctrica.


 Es frecuente añadirle a una guitarra acústica un previo, de origen o por el propio dueño de la guitarra, en ese caso, la guitarra acústica la transformamos en una guitarra electro acústica.


 La diferencia entre una guitarra electro acústica de cuerdas de metal y una guitarra eléctrica de caja (que son las que se usan habitualmente en el jazz) es sobre todo el tipo de transductor:


  En la primera se emplea un transductor piezo eléctrico, que da un sonido más cristalino, agudo y natural; 
  En la guitarra eléctrica se incorporan transductores electromagnéticos, que dan un sonido distinto, más cargado de frecuencias medias.


Guitarra eléctrica.




 Una guitarra eléctrica es una guitarra con una o más pastillas o micrófonos que convierten las vibraciones de las cuerdas en señales eléctricas capaces de ser amplificadas y procesadas por un amplificador.


 "Nacida en el siglo XX a mediados de los años 30, pensada para satisfacer la necesidad de amplificar el sonido de los músicos de jazz de la época, la guitarra eléctrica se ha convertido, por derecho propio en el instrumento musical de todo el siglo xx. 

  Hay tres tipos fundamentales de guitarras eléctricas: las de cuerpo sólido, las de cuerpo semisólido y las de cuerpo hueco. Históricamente las primeras en inventarse fueron las de cuerpo hueco, al derivarse de guitarras de caja a las que se incorporaba un micrófono para poderse escuchar en las bandas de jazz."












Partes de una guitarra eléctrica.



Cuerpo. Está compuesto por una pieza de madera sólida que da soporte a los demás componentes del instrumento. La calidad de la guitarra dependerá del tipo de madera con el que se haya fabricado.

  El cuerpo es la pieza que pone el toque estético que distingue a cada modelo de guitarra. Ese toque estético será uno de los factores a la hora de seleccionar nuestro instrumento, entre otros muchos.

Puente. El puente es la parte que se encuentra sobre el cuerpo de la guitarra y que se encarga de sostener y separar las cuerdas para poder tensarlas a una determinada altura.

 El puente.  Puede ser fijo o móvil. Los puentes móviles tienen la capacidad de tensar y destensar las cuerdas con ayuda del trémolo obteniendo sonidos que seguramente hayas escuchado en el heavy metal. 

 El Floyd Rose es un tipo de puente móvil muy popular en guitarras. Recuerda que la afinación de la guitarra se hace un poco más complicada.

Pastillas. Dispositivos electrónicos dedicados a la amplificación del sonido generado al pulsar las cuerdas de la guitarra.


Pastillas. Puedes encontrar dos tipos de pastillas. “Single Coil” aquella que solo está compuesta de un núcleo y “Humbucker” la que cuenta con dos núcleos, ambas muy fáciles de distinguir. Con una pastilla “single coil”, obtendrás un sonido brillante, con una pastilla “humbucker” obtendrás una tonalidad más baja y agresiva.



Trastes. Espacio del diapasón donde presionas las cuerdas. A este espacio es al que nos vamos a referir cuando hablemos de trastes. Digo esto porque también se suele llamar trastes a las tiras metálicas que se colocan para separarlos. Tienen la función de dividir el mástil en semitonos. Se enumeran en orden ascendente desde el mas cercano al clavijero.


Clavijas. Permiten ajustar la tensión de cada cuerda, para variar su tono. Se utilizan para afinar la guitarra.


Controles de tono y volumen. Son los responsables de regular el volumen y el tono del sonido que genera la guitarra. Manipula estos controles hasta encontrar tu sonido, y utiliza todas las posibilidades que ofrecen.



Selector de pastillas. El selector de pastillas es un control que te ayudará a elegir que pastillas de tu guitarra activas o desactivas.


Cuerdas. Las cuerdas se enumeran de abajo hacia arriba. La sexta cuerda es mucho más gruesa que la primera.



Trémolo. Generalmente se le conoce como trémolo o palanca de trémolo a la palanca que sale del puente móvil. Tiene la función de generar una variación hacia tonalidades más bajas cuando se presiona hacia el cuerpo del instrumento o hacia tonalidades más altas cuando se aleja del cuerpo.  Su uso es toda una técnica que cuando es dominada genera efectos muy llamativos.



Mástil. Es la parte de la guitarra que contiene el diapasón y los trastes.



Clavijero. Donde se colocan las clavijas para que las cuerdas sean tensadas adecuadamente. Su diseño varia de modelo en modelo e incluso hay algunos modelos más modernos que no lo tienen.




La elección de tu guitarra eléctrica.




  Que la mayoría de los estilos musicales contemporáneos cómo el rock, blues, pop, etc., no habrían existido sin la guitarra eléctrica, es sin duda, un echo. Tanta importancia tiene que hoy en día el que quiere comprarse una guitarra no tiene fácil la elección debido a la cantidad de modelos y marcas disponibles en el mercado, así como a la gran variedad de calidades, precios y diseños disponibles que ofrecen las diferentes marcas que abundan.


 
Los tipos de guitarras eléctricas más comunes:



Fender: Con el nombre de Stratocaster denominamos a todas las guitarras con la forma y características de la legendaria Fender Stratocaster: 3 pastillas de bobina simple, cuerpo de fresno o aliso, mástil de arce con diapasón de palisandro, son algunas de las características de ésta mítica marca de guitarras.




Gibson 
Les Paul: Una referencia en el mundo del rock. Con sus pastillas Humbucker y un cuerpo pesado, principalmente de caoba con tapa de arce.





Cuál es la adecuada para aprender.




 Hay quien recomienda que a la hora de aprender a tocar la guitarra lo hagamos con una guitarra clásica, sobre todo por que las cuerdas de nylon nos resultarán más fáciles de tocar y asi nos acostumbraremos antes en colocar las yemas de los dedos sobre ellas, otros sin embargo, animan a comenzar con una guitarra acústica, por su similitud con la guitarra eléctrica y mayor sonoridad sin necesidad de amplificador.


  Te recomiendo que elijas en función de tus gustos y objetivos, es decir, define tu necesidad musical, céntrate en que estilo o estilos son los que te gustan y si son son éstos por los que quieres aprender a tocar el instrumento, así será la mejor manera de focalizar tus motivaciones en un objetivo concreto, ya tendrás tiempo de probar otras Guitarras y estilos conforme vayas avanzando. 








 QUIEN PUEDE APRENDER A TOCAR LA GUITARRA.




 Cualquier persona puede aprender a tocar la guitarra, partiendo de esa premisa quizás la siguiente pregunta pudiera ser: ¿A qué edad debo comenzar? o ¿A qué edad ya no debería intentarlo?
  No, no existe una edad determinada para aprender a tocar la guitarra. Si es verdad que hay numerosos estudios científicos que dicen que la edad para aprender a tocar cualquier instrumento está situada entre los tres y los diez años, algunos incluso afinan más y sitúan la mejor época para comenzar a tocar la guitarra entre los siete u ocho años, desde luego que las personas que han comenzado a tocar muy jóvenes han demostrado mayor afinidad con el instrumento. Esa afinidad hace que no les sea difícil tocarlo, pero, esto no significa que comenzando más tarde, todo esté perdido.



  Por eso, tanto si estas en una edad temprana, como si pasas la treintena, cuarentena o incluso los cincuenta y lo único que te echa para atrás es la edad, aquí te dejo una serie de razones para convencerte de que estás en el momento adecuado:



- Internet. Web de tablaturas, clases por skype, en youtube y así, un sinfín de sitios, da igual el estilo que te guste, en internet tienes todo, y gratis.



- Sabes lo que te gusta. Siempre facilita el aprendizaje la motivación que da elegir las canciones o estilos que quieres tocar.



- Recursos económicos. No hay que dejarse un pastón para aprender a tocar, pero a tu edad, ya sabes administrarte y lo que te puedes gastar.


- Con los pies en el suelo. Cómo te decía antes, lo tienes claro y ahora te concentras en objetivos reales, aprender y disfrutar tocando la guitarra.



- Te organizas mejor. De lo mucho que nos puede dar la vida, la experiencia para saber organizarnos y es que una persona disciplinada acorta la duración de su aprendizaje.


- Más feliz. Tocar la guitarra reduce el estrés. Algunos de los efectos secundarios son placer y felicidad para el cerebro y corazón. Disfrutando tocando la guitarra, vivirás más y mejor.



- No es tan difícil. Al contrario de lo que has oído por ahí y siempre en función de las metas que te marques, tocar la guitarra no es difícil, con muy pocos acordes puedes llegar muy lejos.


 Cómo casi todo en la vida, lo importante y lo que será determinante, serán la pasión, la fuerza de voluntad y la motivación.




 QUÉ NECESITAS PARA APRENDER A TOCAR LA GUITARRA.




  Qué necesito para aprender a tocar la guitarra? Pregunta elemental y básica, que casi todos nos hemos hecho alguna vez, más, si cabe, cuando nos hemos decidido a coger la guitarra y aprender a tocarla. 


  Por supuesto que podría hacerte una lista con una infinidad de requisitos, pero no, para tocar la guitarra, en realidad, hace falta muy poco y hoy te voy a enumerar lo que necesitas. Una selección básica para sí has decidido convertirte en un guitarrista, comiences ya.

- Motivación. Evidentemente si ya has tomado la decisión, la motivación la tienes. Un elemento externo o interno, "el querer llegar a...", "una chica que...", "ha llegado la hora de...", aunque no todas las motivaciones pueden resultar igual de determinantes, cualquier motivo es bueno, pero ten claro una cosa, independientemente de ese objetivo a largo plazo que nos marca nuestra motivación, deberemos marcarnos objetivos a corto plazo del tipo: "conseguir tocar ese acorde", "mover correctamente la púa", "tocar ese riff que tanto te gusta". Esos objetivos a corto plazo nos irán dando la satisfacción y el ánimo necesario para seguir hacia adelante.



- Una guitarra. Es obvio verdad? Olvídate de falsos mitos, si lo que te gusta es la guitarra eléctrica, empieza y aprende a tocar la guitarra eléctrica. Otra cosa es que sólo tengas a tu alcance una guitarra de otro tipo, española o acústica. En ese caso empieza con ella hasta que te hagas de una guitarra electrica.


  Recuerda, no por tener la guitarra más cara, vas a ser mejor guitarrista o vas a aprender antes. Existen infinidad de guitarras asequibles que te vendrán de perlas para comenzar, ya tendrás tiempo de renovar tu equipo.

- Un amplificador. Es el compañero indiscutible de la guitarra eléctrica y, al igual que pasaba con ésta, nohace falta que te hagas del más caro y potente para empezar,es más, los primeros días y más adelante, según los ejercicios que te toque practicar, te va a venir bien que practiques desenchufado incluso.


  Junto con la guitarra, y el ampli, necesitarás el cable para conectarlos y la púa para tocar la guitarra, aunque ésta última, puede ser opcional.

- Un método. Una guía, un manual, llámalo como quieras. Los primeros días vas a estar perdido. Hoy en día en internet lo tienes todo, cualquiera de las páginas web que hay en la red te puede servir o por que no, alguno de los métodos que se anuncian en ellas...


- Una rutina.  Por supuesto que cuanto más horas de una manera organizada, le dediques a la guitarra, antes comenzarás a ver resultados. Pero el tiempo, o la falta de éste, no debe ser el impedimento para conseguir tu objetivo. Por tu trabajo, por tu modo de vida, por tus obligaciones, no puedes dedicarle un tiempo ordenado a tu guitarra eléctrica? No pasa nada, si tienes un método o una guía y antes de cada nueva sesión le dedicas unos minutos a repasar lecciones anteriores, no notarás la falta de tiempo. Tardarás más en llegar a tu objetivo, pero llegarás.




 NO HAY EXUSA QUE VALGA… PARA NO APRENDER A TOCAR LA GUITARRA.




 No hay excusa que valga... para no aprender a tocar la guitarra, y es que, es posible, que antes y sobretodo durante los primeros días en que comenzamos a aprender a tocar la guitarra, nos surjan una serie de dudas. 

  Dudas a veces justificadas, otras, sin ningún fundamento, por las que queramos abandonar. 
  Seguro que te identificas con alguna, incluso con todas, si es así, desde ahora ya sabes que no tienes excusa ni motivo para la desmotivación. Hay que seguir adelante:


- Tengo la mano pequeña. El mito de que para tocar la guitarra hay que tener dedos finos y alargados no tiene sentido. Tus manos no son el impedimento.



- Dolores en las yemas de los dedos. Poco a poco se pasarán y con ello habrás adquirido otras habilidades, como la de apagar velas con la punta de los dedos sin quemarte.



- No tengo oído. Ten en cuenta que el oído se ejercita y se va adquiriendo como cualquier otra habilidad.



- Equipo. No creas que por gastarte más dinero en tu guitarra va a ser más fácil aprender.


- No sabes llevar el ritmo. Hasta que te familiarices te costará llevar el ritmo. Es por eso la recomendación de usar metrónomo, o golpear con el pie en el suelo.



- Levantas el pulgar izquierdo del mástil. Puede pasarte que al querer pasar de pisar una nota a otra en el diapasón, el dedo pulgar se levante y pierdas la posición en el mástil.



- El acorde de FA no te suena. Dichosa cejilla, las primeras noventa primeras veces que toquemos el acorde de FA no nos sonará. Ésta es una de las cosas que seguro que nos ha pasado a todos por un problema de presión o posición inadecuada de los dedos.



- Alejas demasiado la mano derecha. Al principio es inevitable pero lo único que has de mover son los dedos, la mano y el antebrazo han de mantenerse fijos y relajados.



- Tocas demasiado fuerte. Al no sonarte el acorde de FA, tocarás más fuerte con la mano derecha, sin solucionar el problema.



- Tocas notas seguidas con el mismo dedo. Éste es otro hábito sobre todo para los que aprenden sin utilizar la púa.


- No alternas el movimiento de la púa. Es una manía que debemos evitar. La alternancia de la púa es decisiva a la hora de adquirir técnica y velocidad.


  

  Todas esas cosas, nos han pasado, te pasarán alguna vez, a todos, por lo que no deben ser causa de desmotivación alguna para ti. Si durante tu tiempo de práctica llegas a desanimarte o a sentirte frustrado, no pasa nada, descansa, tomate tu tiempo y vuelve a intentarlo, verás como lo consigues.




 POR QUÉ PARECE DIFÍCIL TOCAR LA GUITARRA?




  ¿Por qué parece difícil tocar la guitarra? Voy a enumerar una serie de razones por las que puede llegar a parecernos difícil aprender a tocar la guitarra y convertirnos en guitarristas, pero no, no es para sembrar desánimo y desmotivación en ti, todo lo contrario, conociéndolas de antemano, si en tu caso te has decidido a aprender a tocar la guitarra, será mucho más fácil combatirlas, incluso no nos parecerán razones de peso para desmoralizarnos.



- Las cuerdas. Ya antes de tocarla, con sólo mirar la guitarra y ver esas seis cuerdas nos lo preguntamos: "Cómo voy a hacer sonar tantas cuerdas a la vez?" Hacer sonar varias a al vez, darles la presión adecuada o incluso tocar las de acero de una guitarra eléctrica... Tranquilo, no es nada complicado.



- Memorizar. Para tocar la guitarra necesitamos ejercitar la memoria. Si forzamos el "músculo" de la memoria conseguiremos grandes avances en nuestro aprendizaje, por ejemplo, memorizando las notas en el mástil, lograremos entre otras muchas cosas, precisión y velocidad, y, cómo todo, con paciencia y constancia se consigue.



- Coordinación. Tocar cualquier instrumento musical requiere coordinación, pero es verdad, que en la guitarra, la coordinación entre ambas manos es fundamental, cómo decíamos antes sobre la memoria, para conseguir velocidad y destreza, para depurar nuestra técnica, en definitiva.



- Factor físico. El no adoptar la posición correcta cuando cojemos la guitarra nos puede afectar en todo nuestro cuerpo, desde los dedos, las muñecas y manos, hasta los hombros y la espalda.

Conforme vayamos pasando más tiempo practicando con ella, esos problemas también pueden aparecer. Tómate descansos y para, cuando sientas molestias.


- Guitarra clásica, acústica o eléctrica. Si, una de las dudas que nos surgen es por donde empezar, si por una o la otra, o si debemos aprender a tocar todas y cada una. No tengas dudas, elige la que más te guste y disfruta, en realidad, son instrumentos diferentes por lo que no debes tener dudas y saber con cual quieres aprender.



  Cinco razones que nos pueden hacer ver la guitarra como algo difícil de aprender pero, si te das cuenta, teniendo las cosas claras y utilizando la paciencia y la constancia no son para nada razones de peso para llevarnos al estancamiento o la renuncia.



  Así que, ahora que las conoces, puedes enfrentarte a ellas con mayor determinación, si alguna de ellas te preocupaban antes.




 APRENDER A TOCAR LA GUITARRA ES FÁCIL.




  Estoy convencido de que aprender a tocar la guitarra es fácil, eso no quita, que si te decides a aprender, necesites práctica, paciencia, trabajo y esfuerzo, realmente, como todo en la vida.

Si aún no estás convencido, queremos dejarte 5 razones con las que seguro conseguiremos que te decidas a tocar la guitarra desde ya!

1. Tablaturas.

 Sí, las tablaturas son el principal motivo por el que aprender a tocar la guitarra es fácil. Para cualquier otro instrumento, o si empiezas con la idea de convertirte en un buen músico, la teoría es completamente necesaria, pero si te lo tomas como un hobby o quieres aprender rápidamente, la tablatura es un método genial.

 Con el sistema de numeración de las tablaturas conseguirás resultados espectaculares. Es cierto que necesitas escuchar la canción antes porque en tablatura no existen los tiempos, silencios, etc., como en el lenguaje musical, o al menos, tener un poco de sentido del oído, pero no te preocupes, todo eso lo conseguirás con la practica, tranquilo.

2. Acordes.

 Efectivamente, con unos pocos acordes que te aprendas y de verdad que son fáciles de aprender, y sus progresiones podrás tocar infinidad de ritmos y canciones para guitarra.

 Tú mismo te darás cuenta de lo rápido que progresas con la guitarra y la cantidad de temas que podrás interpretar, incluso componer los tuyos propios.
Por supuesto que si profundizas en la teoría, hay todo un complejo mundo de estudio y aprendizaje.
Un mundo donde encontrarás, si decides ahondar, desafíos, trabajo duro y muchas satisfacciones, pero todo eso queda un poco lejos, sobre todo teniendo en cuenta que con dos o tres acordes básicos y su correcta progresión podrás conseguir infinidad de diversión.

3. Fácil de manejar.

 Parece una tontería pero en muchas ocasiones un instrumento accesible y fácil de manejar a la hora de transportar o cambiar de ubicación, nos facilita más tiempo para practicar ya que lo podremos hacer en cualquier lado y no perderemos tiempo en colocarlo y transportarlo.

 Con manejar nos referimos, no sólo a la hora de cogerlo entre las manos, sino también a la facilidad de almacenamiento después de cada jornada de practica y ensayo, incluso de transporte.

4. No es muy caro.

 Existen infinidad de guitarras en el mercado, algunas muy buenas y otras no tanto. Para aprender con muy poco dinero nos podremos hacer de un buen instrumento, y conforme vayamos consiguiendo habilidad ya tendremos tiempo de renovarlo siempre por un poco más, o si es el caso por una guitarra ya más cara y de un rango mas profesional.

 Elijas la opción que elijas, tienes una amplia gama de guitarras, clásicas, acústicas o eléctricas en diferentes franjas económicas, donde elegir la más adecuada.

5. Cantidad de información para aprender.

 La guitarra es sin duda, el instrumento musical más popular en todo el mundo y quizás sea por eso por lo que hay una cantidad de libros y métodos, páginas web, clases online, etc., con las que podrás aprender rápidamente a tocar la guitarra.

 Técnicas y métodos de aprendizaje, canciones, profesores y clases, tanto de pago como gratuitas, todos los estilos y niveles están al alcance de todos, tanto en internet, donde lo podrás encontrar completamente gratis, como en librerías y tiendas especializadas.

  Puedes echar un vistazo a nuestras secciones para aprender a tocar la guitarra y de trucos y consejos, ambas de gran utilidad y pensadas para ti, que quieres empezar a tocar la guitarra.




 POR DÓNDE EMPIEZO A TOCAR LA GUITARRA?



  

  Quieres ser guitarrista, y tienes todo lo necesario para conseguirlo, sólo que, no sabes tocar la guitarra, y lo que es peor, no sabes por donde empezar? No te preocupes, estás en el sitio adecuado. Desde este libro quiero marcarte unos pasos, unas pautas, que serán las primeras por las que debes caminar para ir adentrándote poco a poco en el aprendizaje y convertirte en lo que quieres ser, un guitarrista...


  Si lees artículos cómo éste, en el que te marcan por donde se empieza, seguro que los primeros puntos que te marcarán serán cosas cómo: cámbiale las cuerdas a tu guitarra, ó aprende a afinar tu guitarra, sí, son puntos fundamentales y básicos, que además nos van a enseñar y entrenar el oído.

 Son rutinas que debes aprender a hacer por lo que debes tenerlas muy en cuenta.

  Hoy en día, en el caso de afinar tu guitarra, con los afinadores tan precisos que hay, apps, digitales, para PC, etc, enseguida comenzarás hacerlo de la manera que más sencilla te resulte, olvidándote pronto de la clásica o convencional, que si, es muy bueno y básico conocerla, pero, que, y esto es cierto, algunos guitarristas profesionales ni la conocen.



 Por lo que dejando aparte o cómo punto cero, tanto cambiar las cuerdas cómo afinar la guitarra vamos allá:



- Coger la guitarra. Una posición cómoda y relajada es fundamental, ahora cuando aprendemos y practicamos y después cuando toquemos con nuestra banda o grupo. Evitaremos cansancio prematuro, dolor e incluso alguna lesión.


- Posición y técnica de las manos. Cada una de nuestras manos, tanto la derecha cómo la mano izquierda, tienen una labor específica, la cuál, deberemos aprender, para ello en la Guía Fácil os dejaré unos ejercicios básicos que una vez aprendidos y asimilados nos marcaran las pautas del movimiento de nuestras manos por la guitarra y nos servirán de calentamiento cada vez que comencemos a practicar o incluso a tocar con otros músicos.


Una vez conocida esa tarea básica, se tratará de ir cogiendo soltura e ir aprendiendo, mientras que nuestras manos adquieren memoria física y esta compenetración que ahora, nos resulta imposible de creer que consigamos, pero lo haremos!


- Acordes. Tenemos cogida la guitarra, ya comenzamos a entender donde debemos colocar nuestras manos, ahora vamos a aprender los acordes básicos con los que marcaremos y crearemos ritmos para cantar sobre ellos o realizar nuestros solos.


Escucharás muchas veces que la guitarra es un 80% ritmo y acordes y el 20% solos de guitarra, y aunque todos queremos aprender a tocar para componer y unos solos increíbles, debemos empezar y sobre todo conocer esos acordes básicos, de los que después, tantas veces vamos a oír hablar.



  Bien, pues con estos 3 primeros puntos ya tenemos tarea suficiente para una buena temporada, aún así os dejaré un cuarto y último punto con el que cerraremos las pautas para saber por donde empezar.


- La escala pentatónica. La escala pentatónica en su forma menor, es la escala más sencilla, con más sonoridad y la más utilizada en el mundo de la guitarra, ya sea el blues, el rock o incluso el heavy metal. Entendiéndola e interiorizándola tendremos mucho ganado a la hora de comprender los licks que aprendamos o, que construyamos nosotros para, poco a poco crear nuestros propios solos.



  Desde aquí podremos dar el salto a los modos y otras escalas, pero tranquilo, todavía nos queda par llegar a eso.



  Ya lo tienes todo, tu guitarra eléctrica, tu amplificador,  y ya sabes por donde empezar, coger la guitarra, posición y técnica de las manos, ejercicios básicos, acordes y la escala pentatónica, así que a practicar!!


  Lo primero que de debes aprender es a afinar el instrumento. Como ya te comentaba en capítulos anteriores, es muy importante tener la guitarra perfectamente afinada.

 Aprende los acordes básicos, los mayores y los menores en su primera posición y conforme vayas avanzando aprende a razonar como se construyen dichos acordes y todos los demás.
 Para empezar a hacer solos comoneiza con la escala pentatonica, conforme la vayas dominando llegara el momento de introducirte en los modos.
  Aunque no es imprescindible para tocar, aprende un poco de teoría, te ayudara a entender todo lo que vayas aprendiendo.


 CUÁNTO SE TARDA EN APRENDER A TOCAR LA GUITARRA.



¿Cuánto tardaré en aprender a tocar la guitarra? Es una de esas preguntas que todo el que quiere convertirse en guitarrista se hace y que, los que ya llevamos tiempo tocando nos gustaría saber responder...


Evidentemente va ser cuestión de tiempo y dedicación.

"Yo tardé relativamente poco en aprender los acordes básicos, un poco más en asimilar rasgueos. La pentatónica tampoco me costó mucho de memorizar, pero fue ahí donde me quedé estancado, a la hora de utilizarla...


El descubrimiento mucho tiempo después, de revistas de la época, como Guitarra Total y, más tiempo aún, de algunas páginas web, Rock n' roll para muñones, Chachi Guitar, Guitarmasterclass, entre otras, fue decisivo. (De ahí la importancia de aprender a tocar con las tablaturas de tus grupos preferidos). Con ella practiqué todo tipo de ejercicios, riffs, licks de varios artistas y diferentes estilos. A partir de ahí fue cuando comencé a soltarme y a entender lo aprendido."


 
Pero te estoy hablando de años, por falta de material didáctico, que ahora sobra, por no tener una rutina de práctica, por desmotivaciones... El caso es que hoy por hoy lo tienes todo para conseguirlo en muchísimo menos tiempo!!



  Si le dedicas entre 30 min. y una hora todos los días, si dispones, siendo autodidacta, de un método y una rutina diaria, en unos meses, puedes dominar los acordes y varios rasgueos, y en otros meses más la escala pentatónica, siempre que combines en tu práctica diaria, práctica de acordes, rasgueo, ejercicios para ambas manos, un poco de técnica, y esas canciones que te gustan o que quieres aprender.


Aproximadamente en menos de un año puedes presumir delante de tus amigos y familia, o grabarte en tu propio canal de YouTube, o tocar esos temas que te gustan con otros músicos, más o menos de tu nivel.



  Si prefieres dar clases con un profesor,  la cosa cambia, tu progreso evidentemente, será más rápido.



 Lo que tienes que tener claro, es que ante todo, quieres pasártelo bien, así que disfruta todos los días que cojas la guitarra, y toques lo que toques. La diversión va a ser la clave para llegar lejos.








 BENEFICIOS DE TOCAR LA GUITARRA.




 La guitarra es una herramienta muy útil para lograr el desarrollo integral de la persona que la toca y con la que podemos conseguir potenciar nuestra creatividad, nuestra salud mental, incluso nuestra salud física.



  Nos ayudará a mejorar nuestras habilidades dentro del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia.



  También nos ayudará a mejorar nuestro estado anímico y la relación con los demás. Tocar la guitarra nos convierte en personas metódicas, que planifican sus tareas y cuidan los detalles.


  La guitarra nos ayudará a asumir riesgos y vencer miedos, cada vez que abordemos una nueva practica o ejercicio, o toquemos en público y lo resolvamos con éxito, nos aportará seguridad y autoconfianza.


Tocar la guitarra proporciona felicidad. Según numerosos estudios científicos tocar la guitarra libera dopamina, o, como se la llama comúnmente, hormona de la felicidad.



Elimina el estrés. Muchos de esos estudios han probado que los niveles de estrés se reducen significativamente al tocar la guitarra, pero eso lo puedes comprobar tu mismo, no tienes más que coger la guitarra, ponerte a tocar y comprobar como los problemas desaparecen o parecen menos problema.


La guitarra nos ayuda a olvidar el dolor. Tocar la guitarra mitiga cualquier tipo de dolencia que puedas padecer, ya sea física o psicológica, aprender a tocar la guitarra te permitirá desconectar y reducir el dolor de manera considerable.


La guitarra estimula la actividad cerebral y nos permite desarrollarla.

Tocar la guitarra fortalece el corazón. Volvemos a tirar de estudios científicos, y es que parece ser que las personas que practican una actividad musical como tocar la guitarra, experimentan una bajada significativa de la presión arterial y del ritmo cardiaco.



 Tocar la guitarra tiene un impacto real en la salud, ayuda a que el corazón lata más despacio, de manera que el estrés, la ansiedad y la depresión disminuyen.


La guitarra aumenta la confianza en uno mismo. La guitarra es una vía de escape, permite expresarte plenamente y transmitir al mundo quién eres y cuáles son tus emociones u opiniones. Ésta es una manera de liberar carga emocional, lo que aumenta la confianza en ti mismo.


Aumenta nuestra creatividad y concentración.

Nos hace más seductores.


 En definitiva, subirá nuestra autoestima. También mejoraremos el trabajo en equipo y la disciplina.


Tocar la guitarra es una manera de expresar nuestra creatividad, nos ayuda a liberar nuestras emociones, es relativamente fácil, al contrario de lo que se puede pensar, con lo que una sensación de logro rápido llegará a nuestra mente, reforzando nuestra confianza y diversión. Aprender mantendrá nuestro cerebro despierto y liberaremos dopamina que hará que nos sentamos mejor, eliminaremos estrés, aliviará nuestro dolor crónico, si lo tenemos, incluso reducirá nuestro ritmo cardíaco y la presión arterial.


 Recuerda, tocar la guitarra nos mejorará la vida en general.





LA MOTIVACIÓN ADECUADA.



 Cómo en todos los aspectos de la vida, nuestra mente puede ser nuestra mejor aliada o el gran enemigo que nos impida conseguir nuestros objetivos. Ésa máxima también se aplica, como no al mundo de la guitarra, por lo que si estás leyendo esto, como futuro guitarrista deberemos cuidar los pequeños detalles tanto en nuestro estado físico como en el psicológico, puesto que éstos marcaran sin duda la diferencia a la hora de alcanzar nuestras metas.



Qué es la motivación?




 La motivación es la fuerza motriz que nos empuja a movernos.

A veces, la motivación nos llega de un estímulo exterior como podrá ser una moda, las ganas de impresionar o de conquistar a alguien. Ésa motivación exterior nos dará una fuerza inicial arrolladora para trabajar más y lograr el objetivo pero, esa motivación no debería ser el motor principal, la única razón por la que comencemos a tocar.

  La moda pasará y llegará otra, puede que no consigamos impresionar a esa persona nunca o si lo hacemos, ya no nos interese seguir, en ese caso la pregunta ¿Por qué lo hago? ¿Para qué sigo aprendiendo a tocar? Será inevitable.

  Con la motivación externa como único aliciente es raro que lleguemos a ser buenos guitarristas.
Sin embargo la motivación que nace de nosotros porque queremos ser mejores, para ver nuestras habilidades evolucionar, la que tiene que ver con nuestra autorrealización, esa, es la motivación que más funciona a largo plazo y recuerda que, aprender a tocar la guitarra es una carrera de larga distancia y seguro que en algún momento de esa larga carrera, necesitemos tirar de nuestra motivación interna.


Marcarse metas.





  A la hora de aprender a tocar la guitarra nos debemos diseñar un plan que nos lleve a la 

consecución del objetivo final.

  Dentro de ese plan nos marcaremos objetivos a corto plazo, factibles de alcanzarlos. Ese plan y esos objetivos a corto plazo nos ayudarán a mantener la motivación durante todo nuestro aprendizaje. Si eres autodidacta, estos pasos serán cruciales ya que aprender a tocar la guitarra de manera autodidacta suele ser más duro y complicado. Es importantísimo no olvidar que debemos disfrutar del aprendizaje en todo momento.


Prevenir la desmotivación.




  Sería muy importante saber que nos está pasando por la cabeza cuando nos desmotivamos y analizarlo. Una lección o ejercicio demasiado difícil para nuestro nivel, nuestra impaciencia o un mal momento personal requieren tratamientos diferentes.


  En el caso de la dificultad excesiva lo mejor es bajar a una meta más asequible, si el problema es la impaciencia, puede que haya llegado la hora de preguntarnos "Es realmente tocar la guitarra lo que me gusta? Quiero hacer el esfuerzo y disfrutar del proceso de aprendizaje?" Porque ese proceso de aprendizaje debe ser siempre, no lo olvidemos, un camino por el que disfrutemos.

  En un mal momento personal no debemos castigarnos estudiando y practicando en exceso, intentando olvidar aquello que nos preocupa o atormenta.

  Es en esos momentos de práctica cuando más debemos buscar el mayor disfrute posible, tocando con otros, sobre pistas de acompañamiento o tocando los riffs de los grupos que nos gustan.

  Aunque acabamos de ver algunas razones por las que puede llegar la desmotivación, os quiero resumir otras tantas muy normales, porque como decía anteriormente, es fundamental para combatirlas y saber por qué nos están afectando:

- La falta de objetivos. La principal causante de la desmotivación es la falta de objetivos, debemos tener marcadas esas metas de las que antes hablaba, tanto a largo, medio y corto plazo. Aprender un acorde, tocar varios a la vez en progresión, memorizar una escala, aprender a tocar un solo, etc. Busca horizontes nuevos.



- Un objetivo lejano. Siempre hemos de tener en mente a la hora de marcarnos metas, nuestras capacidades, todos podemos aprender a tocar la guitarra pero cada uno de nosotros tenemos nuestras propias limitaciones.



- Estar extra ocupado. El conseguir equilibrar tu día a día será fundamental para retrasar la llegada anticipada de la desmotivación. La tranquilidad es una clave a la hora de que las ganas de aprender vengan solas.



- Forzar la máquina. Determinantes en la desmotivación son el cansancio físico y mental. Descansa en tu aprendizaje y no fuerces la máquina, evitarás la desmotivación y los riesgos que corre tu salud.



- Un camino que no quieres andar. Lo importante es ser feliz con lo que haces por eso deberías preguntarte si tocar la guitarra es realmente lo que quieres hacer, cuando te falten las ganas de aprender a tocar.



- Recuperar la pasión por lo que haces. Subir nuestra autoestima nos ayudará en esos momentos de bajón y una buena manera de hacerlo puede ser escuchando la música que nos gusta, o porqué no, cogiendo nuestra guitarra y tocar en público para que vean nuestros progresos. Todo vale si vuelve la pasión.



  Recuerda, ante el riesgo de perder la motivación tienes las siguientes herramientas:


Detecta de donde proviene tu desmotivación.


Márcate un objetivo general, pero dividido en otros pequeños y asequibles.


Diséñate un plan.


No te generes expectativas, ni altas ni bajas.

Descansa.

No te obsesiones ni pretendas "ser como..."


No te acomodes nunca en el nivel alcanzado.



Cómo convertirte en un buen guitarrista.


CÓMO CONVERTIRTE EN UN BUEN GUITARRISTA.




 Quizás no exista una fórmula mágica para convertirte en un gran guitarrista, pero desde luego si que existen unos hábitos que te ayudarán y potenciarán tu progreso y tu práctica:



- Afina la guitarra. No afinar bien la guitarra nos limitará y estancará en el desarrollo de nuestro oído, así que tómate tu tiempo y afina la guitarra.



- Realiza ejercicios de calentamiento. Un guitarrista también debe realizar ejercicios de calentamiento. Evitaremos alguna lesión y con ellos conseguiremos flexibilidad, fuerza y resistencia.



- Practica escalas. Practicando escalas entenderemos mejor como se crean los riffs y links que te gustan y te servirá para crear los tuyos, además conoceremos y dominaremos mejor el diapasón.



- Usa el dedo meñique. Ten en cuenta que el dedo meñique es tan importante o más, así que no te olvides de él.



- Sé constante. La constancia te garantiza el progreso y la consecución del nivel que deseas con la guitarra.



- Escucha otros estilos de música. Enriquecerá tu gusto y te servirá para aprender...



  Además, existen algunos aspectos básicos que a la hora de aprender a tocar la guitarra, si no los pasamos por alto y les dedicamos el tiempo que se merecen, harán que nos diferenciemos de los demás guitarristas.


 A éstos aspectos, puntos o consejos a primera vista insignificantes, no les solemos dar la importancia que realmente tienen, pero tranquilo, para eso estamos aquí, para recordártelos porque seguro que habrás oído hablar sobre ellos infinidad de veces, así que, apuntatelos en tu cuaderno de práctica y aplícalos o dedícales el tiempo suficiente en tus horas de aprendizaje:



- La técnica. No cometas el error de no darle importancia puesto que será ésta la que marcará tus progresos y sobre todo, tu estilo.



- La práctica. Aprende ejercicios lenta y cuidadosamente y aumenta la velocidad conforme los vayas dominando. Recuerda: Lento y correcto es mejor que rápido y mal.



- El ritmo. El ritmo es el componente más básico dentro de la música. Ayúdate de un metrónomo o golpea con un pie en el suelo, te servirá para trabajar la independencia rítmica de algunas partes de tu cuerpo.


- El oído. Es el que te dirá lo que va bien y lo que no en tu manera de tocar.



- La notación musical. Aprende a leer música. La Tablatura y la notación son los lenguajes del guitarrista y proporcionan una información detallada al guitarrista y a los demás músicos.



- Jam sessions. Tocar con otras personas de las que puedas aprender, que te inspiren, etc. Te será muy beneficioso.



- Escucha mucha música. Sin duda uno de los mejores ejercicios para todo, te ayudará a inspirarte, a relajarte, a motivarte, a entrenar el oído, no te cierres y escucha todos los estilos que puedas.







 Errores a evitar para convertirte en un buen guitarrista.




   Cómo errores a evitar para convertirte en un buen guitarrista, voy a abordar tres factores, tres errores a evitar, como dice el título, tanto a nivel de motivación como de práctica que, a pesar de parecer muy simples, van a ser determinantes a la hora de progresar, y de buena manera, en nuestro aprendizaje.



- Pensar que no eres capaz de hacerlo. Como todo en la vida, se necesita tiempo y esfuerzo, así que aplícate el "si quieres puedes", es cuestión de práctica.



- Querer avanzar demasiado rápido. Céntrate en hacer las cosas bien, querer ir demasiado deprisa es un gran error.



- No tocar con todos los dedos. Desde el principio debes utilizar todos los dedos de la mano con la que trastees. Realizar una buena digitación es fundamental para un correcto aprendizaje.


Ahora, ya sabes que errores debes evitar en tu aprendizaje.





La clave del éxito con la guitarra.




   He intentado explicarte que para llegar a ser un buen guitarrista, existen una serie de hábitos, aspectos y errores que debemos controlar o, al menos, conocerlos para que no nos afecten durante el periodo de nuestro aprendizaje.



   Algunos, es conveniente atacarlos desde el primer día que comenzamos a estudiar y practicar con nuestra guitarra, otros, los deberemos tener en cuenta durante toda nuestra vida, tanto a nivel de motivación como de técnica y buena práctica.



  Tocar mejor, ese es el objetivo cuando practicamos y tocamos la guitarra, y no sólo desde un punto de vista técnico, saber expresarnos con nuestro instrumento es de lo que se trata, al fin y al cabo.

En éste cuarto y último punto quiero darte unas claves, unas claves que giran en torno a una, la verdadera y exclusiva clave del éxito para convertirte un buen guitarrista.

- Tu destreza con las manos. Qué seas hábil con las manos o no tanto. Ojo, no estamos diciendo que si no eres una persona hábil con tus manos no llegarás a ser un buen guitarrista, no, no lo entiendas por ahí, posiblemente te cueste un poco más, pero podrás llegar donde tú quieras, tenlo claro.



- Tu nivel de motivación. Mucha o poca. Exterior o interior. Que tengas una motivación que nace de ti, de tu afán por aprender, mejorar y llegar a ser mejor en lo que te gusta o por el contrario, tus ganas de aprender sean solo por que está de moda. (Aquí puedes leer más sobre la motivación).



- Tu forma de aprender. Con profesor, de manera autodidacta, con lecciones o con temas al azar y, sobre todo de añadir en tu día a día una rutina ó hábito de práctica. Existen muchas maneras, todas muy válidas, pero desde luego algunas son más largas y trabajosas que otras.



Si te fijas, tú eres el que tiene el control de todos estos factores o claves, por lo que podríamos decir como conclusión final que:


"La clave del éxito para convertirte en un buen guitarrista... la tienes única y exclusivamente TÚ."





 LA LECCIÓN MÁS IMPORTANTE.




  Antes de introducirte de lleno en la vorágine de lecciones y ejercicios para aprender a tocar la guitarra, de los que si no te has dado cuenta, ya te digo que existen cientos de miles de ellos y haciendo mías las palabras y enseñanzas de tantos y tantos otros músicos, guitarristas, profesores y maestros, quiero que aprendas la mejor lección de todas, y, curiosamente, no te hará falta la guitarra.



  Es posible que mientras dabas una vuelta por las páginas de guitarra que te gustan y mientras veías numerosos videos de guitarristas demostrando sus habilidades y destreza, hayas llegado a pensar que tú nunca llegarás a ser tan bueno tocando la guitarra.



  Quizás te haya pasado por la cabeza que el mundo de la guitarra es demasiado competitivo, dando razón al chiste que dice:



"Cuántos guitarristas hacen falta para cambiar una bombilla? Cien. Uno para cambiarla y noventa y nueve para decir que ellos saben hacerlo mejor."


 Y es que hay guitarristas "clasistas" que piensan que los principiantes no son guitarristas hasta que no consiguen la destreza de Satriani, o que la música de un grupo no es buena si no cuenta a todas horas con un solo de guitarra detrás de otro, cómo los que piensan que estilos como el Punk o el Pop son demasiado fáciles de tocar por lo que no pueden ser buenos. Existen por otro lado, algunos guitarristas que reniegan de los solos, incluso de su estilo, negando abiertamente a hablar de él.



  Una vez dentro de un terreno de amplio debate, podría seguir poniendo ejemplos, guitarristas como Steve Vai o Paul Gilbert se pasan la vida aprendiendo a tocar cosas alucinantes y sin embargo hay un gran número de guitarristas a los cuales no les impresiona nada su trabajo. En el lado contrario podríamos colocar a guitarristas como Bob Dylan que arreglan sus canciones con acordes y toques de guitarra relativamente sencillos, venden cientos de miles de discos, llegan a millones de personas, pero que tampoco impresionan a un tanto de guitarristas.



  Por qué digo esto y ésta es la clave de la lección más importante que puedas aprender, olvídate de polémicas, no compitas, recuerda que no tocas o no quieres aprender a tocar la guitarra para demostrar a la gente lo bueno, inteligente o hábil que eres. ¿O si?



  Tocar la guitarra consiste en dar, en transmitir a los demás algo que, por otro lado, están buscando, no en alimentar el ego propio.


  Elijas el guitarrista que elijas de los anteriormente citados, lo que hace en realidad es dar a su público, ya sea una interpretación genial, una canción preciosa o un solo de guitarra deslumbrante.

Cuando consigas entender esto e interiorizarlo y empieces a tocar para el público y no para ti mismo, notarás como consigues los verdaderos cambios, cómo sonar siempre bien, afinado y tocar con el tempo adecuado. Esto te servirá para escuchar también al resto de componentes cuando toques en una banda y será así como estarás dando a tu público lo que quiere de tí y de tu música.

 "No intentes impresionar con tu guitarra, intenta llegar a la gente y comunicarte con tu música."

No hay comentarios:

Publicar un comentario