.

banners

La lección más importante.


 
  
  Antes de introducirte de lleno en la vorágine de lecciones y ejercicios para aprender a tocar la guitarra, de los que si no te has dado cuenta, ya te decimos que existen cientos de miles de ellos y haciendo nuestras las palabras y enseñanzas de tantos y tantos otros músicos, guitarristas, profesores y maestros, queremos que aprendas la mejor lección de todas, y, curiosamente, no te hará falta la guitarra.

   Es posible que mientras dabas una vuelta por las páginas de guitarra que te gustan y mientras veías numerosos videos de guitarristas demostrando sus habilidades y destreza, hayas llegado a pensar que tú nunca llegarás a ser tan bueno tocando la guitarra.




   Quizás te haya pasado por la cabeza que el mundo de la guitarra es demasiado competitivo, dando razón al chiste que dice:
"Cuántos guitarristas hacen falta para cambiar una bombilla? Cien. Uno para cambiarla y noventa y nueve para decir que ellos saben hacerlo mejor."

  Y es que hay guitarristas "clasistas" que piensan que los principiantes no son guitarristas hasta que no consiguen la destreza de Satriani, o que la música de un grupo no es buena si no cuenta a todas horas con un solo de guitarra detrás de otro, cómo los que piensan que estilos como el Punk o el Pop son demasiado fáciles de tocar por lo que no pueden ser buenos. Existen por otro lado, algunos guitarristas que reniegan de los solos, incluso de su estilo, negando abiertamente a hablar de el.

   Una vez dentro de un terreno de amplio debate, podríamos seguir poniendo ejemplos, guitarristas como Steve Vai o Paul Gilbert se pasan la vida aprendiendo a tocar cosas alucinantes y sin embargo hay un gran número de guitarristas a los cuales no les impresiona nada su trabajo. En el lado contrario podríamos colocar a guitarristas como Bob Dylan que arreglan sus canciones con acordes y toques de guitarra relativamente sencillos, venden cientos de miles de discos, llegan a millones de personas, pero que tampoco impresionan a un tanto de guitarristas.




   Por qué digo esto y ésta es la clave de la lección más importante que puedas aprender, olvídate de polémicas, no compitas, recuerda que no tocas o no quieres aprender a tocar la guitarra para demostrar a la gente lo bueno, inteligente o hábil que eres. ¿O si?

   Tocar la guitarra consiste en dar, en transmitir a los demás algo que, por otro lado, están buscando, no en alimentar el ego propio. 

  Elijas el guitarrista que elijas de los anteriormente citados, lo que hace en realidad es dar a su público, ya sea una interpretación genial, una canción preciosa o un solo de guitarra deslumbrante.

   Cuando consigas entender esto e interiorizarlo y empieces a tocar para el público y no para ti mismo, notarás como consigues los verdaderos cambios, cómo sonar siempre bien, afinado y tocar con el tempo adecuado. Esto te servirá para escuchar también al resto de componentes cuando toques en una banda y será así como estarás dando a tu público lo que quiere de tí y de tu música.

  No intentes impresionar con tu guitarra, intenta llegar a la gente y comunicarte con tu música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario