.

banners

La cejjilla.

 En ocasiones para crear un acorde necesitaremos que suenen varias notas en un mismo traste, es por eso que en esas ocasiones utilizaremos la cejilla, extendiendo un dedo, generalmente el índice sobre las cuerdas que necesitemos tocar. (Figuras 6 y 7).


   Estos acordes de cejilla nos serán muy útiles una vez dominados pues moviéndolos por el diapasón conseguiremos, colocándolos en la misma posición en distintos trastes, distintos acordes.
  Puedes encontrarte el signo de rejilla representado de varias formas. (Figuras 6 y 8).





La cejilla.


   


La cejilla se efectúa extendiendo el dedo índice de la mano izquierda paralelo a los trastes, mientras los otros tres dedos los puedes situar en trastes y cuerdas distintos.
  Los acordes con cejilla se basan en patrones, éstos se vuelven móviles a lo largo del diapasón sin variar su carácter original, esto es, mayores o menores, pero variando el tono y el nombre.

  Aunque en este artículo solo vamos a ver los acordes mayores y menores, recuerda que existen infinidad de acordes al igual que posiciones para tocarlos.

  Comprendiendo cómo se forma un acorde y memorizando algún que otro patrón no nos resultará difícil aprender a moverlos por todo el mástil o diapasón, de ahí la importancia de la cejilla.

  Con este ejercicio podrás ir acostumbrando al dedo índice a hacer la cejilla. Repítelo por todo el mástil:



1.----3-----3-----3-----3------3-

2.----3-----3-----3-----3------3-
3.----------3-----3-----3------3-
4.----------------3-----3------3-
5.----------------------3------3-
6.-----------------------------3-

  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada